UPLA - Rector abrió debate sobre gratuidad

UPLA – Rector abrió debate sobre gratuidad

Autoridades académicas y administrativas conocieron antecedentes preliminares, iniciando un diálogo que incluirá a toda la comunidad de esta universidad.

"Creo que nuestra universidad debería adscribirse a la gratuidad", declaró el rector Patricio Sanhueza ante las principales autoridades académicas y administrativas de la Universidad de Playa Ancha, durante un encuentro que inició el debate interno sobre esta importante materia de discusión nacional.

Aunque la información entregada por el Gobierno se mantiene en el área de la incertidumbre, la semana pasada inició su trámite legislativo la Ley de Presupuestos, que en una glosa contiene normas para aplicar el sistema de gratuidad en la educación superior el próximo año. Esto permite un primer análisis, mientras se espera la presentación en diciembre de un proyecto que defina el sistema permanente, que se aplicaría desde el año 2017.

Otro plazo importante, dijo Patricio Sanhueza, se cumple el 21 de diciembre, día en que la universidad debe tener definido si adscribe al mecanismo de gratuidad. Para hacerlo, la reunión de gabinete ampliado inició un proceso de información y debate que tendrá su punto culminante el martes 10 de noviembre, cuando se realizará un gran encuentro triestamental sobre reforma educacional y gratuidad.

POSIBLES BENEFICIARIOS

La propuesta incluida en el proyecto de Ley de Presupuestos apunta a otorgar gratuidad a los estudiantes pertenecientes al 50 por ciento más necesitado de la población (deciles 1 al 5).

Destacó el rector que la UPLA tiene un alto porcentaje de estudiantes en ese tramo socioeconómico, en el cual están las familias con ingreso per cápita cercano a 154 mil pesos. El director general de Desarrollo Estudiantil, Gregorio Silva, especificó que el 66 por ciento de los estudiantes de la UPLA está en la franja que entraría automáticamente a la gratuidad, pero el impacto de las medidas podría llegar al 90 por ciento si se toman en cuenta otros factores que aún están en discusión.

El Estado entregaría a las universidades el monto correspondiente al arancel de la carrera que elijan esos jóvenes, pero no el real sino un arancel de referencia. En reunión efectuada el lunes 5, el Ministerio de Educación se comprometió con el Consejo de Rectores de las Universidades de Chile (CRUCh) a informar el próximo martes cuál será ese arancel de referencia para cada carrera, que se calculará como un promedio entre las universidades que la impartan y se vinculará al tiempo de acreditación. El dato es muy importante, pues permitirá simular los ingresos que tendrán el próximo año las universidades que se adscriban a la gratuidad.

"En general, tenemos aranceles más bajos que el resto del sistema. Por lo tanto, la lógica sería que el promedio fuera un poco mejor que lo que tenemos actualmente, pero la lógica no es absoluta en este caso", advirtió Patricio Sanhueza.

Para cubrir la diferencia entre el arancel real y el arancel de referencia que pagará el Estado, así como para otros gastos no relacionados directamente con la docencia (por ejemplo, investigación o vinculación con el medio), cada institución podrá acceder a un monto adicional por un máximo de 20 por ciento de ese pago vía convenios marco y fondos concursables.

COSTOS PARA LA UNIVERSIDAD

Una importante limitación del sistema para los estudiantes es que solamente sería gratis la duración normal de las carreras. Es decir, si una carrera está planificada para diez semestres, el Estado solo garantiza ese tiempo de gratuidad. Si el estudiante se atrasa más allá de ese período, aún podrá acceder a los créditos y becas actuales.

Por esta vía también se podría aumentar la carga presupuestaria de la universidad, en caso de tener que asumir parte del costo de los períodos no cubiertos por la gratuidad.

Además, las universidades perderían el cobro de los derechos básicos (matrícula) para los alumnos beneficiados por la gratuidad.

Y se verían afectadas por la limitación al número de estudiantes, pues se comprometerán a no crecer más del 2,7 por ciento anual en su matrícula. Esto explica, dijo el rector, que la UPLA no creara nuevas carreras para el próximo año.

BUENA NOTICIA

Creo que es una buena noticia para los estudiantes y sus familias. No se ha cumplido enteramente el compromiso de gratuidad universal, pero uno entiende que el país está pasando por una situación presupuestaria compleja".

Patricio Sanhueza, rector UPLA

En cuanto a puntos que se deberían cambiar, insistió en la opinión compartida por otros rectores, en el sentido de que los recursos no se deberían haber asignado por alumno beneficiado, sino a las universidades vía aportes directos o basales, para que cada institución hiciera un acuerdo con el Estado sobre la cantidad de estudiantes que podría atender.

Además, dijo, "lo que hemos planteado es que las universidades estatales han sido tremendamente castigadas durante muchos años, particularmente las universidades estatales regionales y aun más las universidades estatales regionales derivadas de otras universidades", como es el caso de la UPLA, que surgió de la Universidad de Chile.

La presentación del rector sobre la gratuidad universitaria fue complementada por exposiciones del vicerrector de Investigación, Postgrado e Innovación, Daniel López Stefoni, y del director general de Desarrollo Estudiantil, Gregorio Silva Díaz. Ambos profundizaron en detalles de cómo afectarían a la UPLA los cambios propuestos o en discusión, dentro de sus correspondientes ámbitos.

Las exposiciones fueron complementadas por consultas y debates entre las autoridades asistentes, que mostraron amplia coincidencia en cuanto a avanzar hacia la gratuidad, pero a la vez cautela mientras se espera información oficial que permita cuantificar el impacto real que las medidas tendrán sobre la universidad.

Fuente: Comunicaciones UPLA. Ver AQUÍ 

 

Cerrrar