Carta de rectores de universidades estatales a la Pdta. Bachelet

Carta de rectores de universidades estatales a la Pdta. Bachelet

EXCELENTÍSIMA SEÑORA
MICHELLE BACHELET JERIA
PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA DE CHILE
SANTIAGO

Excelentísima Presidenta:

Por medio de la presente misiva, nos dirigimos a vuestra excelencia en nuestra calidad de rectores de las universidades del Estado, para transmitir nuestra preocupación en relación al proceso de la Reforma a la Educación Superior en curso.

Observamos que el contenido transformador de las iniciativas que ha impulsado VS gobierno está constantemente expuesto a ser negado, con el riesgo de que, en vez de producir dicha transformación, la reforma termine ratificando los elementos centrales del sistema actual de educación superior. Nosotros, como VE, estamos convencidos de que una transformación profunda es necesaria, y queremos contribuir a fortalecerla y darle contenido.

Esta transformación cuenta con el respaldo claro de la ciudadanía, que cada vez que ha podido se ha manifestado a favor de una presencia más decisiva del Estado en Educación Superior. Y de VS gobierno, que no solo ha criticado un modelo que ha crecido a través de becas y créditos sin regulación y sin una visión estratégica de desarrollo del país en su conjunto, sino ha enfatizado la necesidad de organizar la educación bajo el entendido de que ésta es un derecho y no una mercancía.

Los hechos han demostrado que esta transformación es necesaria. El modelo actual ha resultado ser tan costoso e ineficiente que durante estos últimos años, el Estado ha tenido que traspasar cuantiosos recursos para subsanar los problemas ocasionados por la revocación del reconocimiento a algunas universidades. No sabemos todavía la magnitud de este problema, por cuanto incluso hoy varias universidades privadas están siendo investigadas por infracciones legales como obtener acreditaciones fraudulentas o retirar ilícitamente utilidades. Ante la emergencia causada por estos casos, fueron las universidades estatales las que estuvieron dispuestas a asumir el problema de los estudiantes que quedaron con su formación a medias.

Nosotros creemos que esta es una de las dimensiones cruciales de la reforma: ella debe avanzar hacia la configuración de un sistema coordinado y colaborativo en red a nivel de todo el país, para fortalecer la Educación Superior Pública en regiones.

Aprovechamos esta oportunidad para hacerle entrega junto a esta carta nuestra propuesta denominada“Revalorización del Sistema de Educación Superior Estatal en el marco de la Reforma Propuesta por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet” entregada al Ministerio de Educación en el mes de julio del presente año.

La propuesta que le hacemos llegar busca dar garantías del buen uso de los recursos públicos con pertinencia regional e impacto nacional. La refundación de un sistema de Educación Superior Estatal, permitiría al Estado cumplir un rol activo en la fijación de estándares de calidad, transparencia y rendición de cuentas, aplicables a todas las instituciones de Educación Superior no estatales. Las instituciones del Estado no persiguen fines de lucro, y si algunas de ellas están en condiciones desmedradas eso es consecuencia de la renuncia del Estado a proveerlas adecuadamente, obligándolas a desempeñarse como empresas privadas que compiten en el mercado, en condiciones regulatorias desventajosas. Nuestra propuesta tal como señala el programa presidencial se funda en la necesidad de una relación específica del Estado con sus Universidades, ello no hace diferencias que puedan ser acusadas de arbitrarias respecto de otras instituciones. Es importante que el proyecto de reforma se refiera específicamente al rol que cumplirán las instituciones de Educación Superior en pos del bien común y las garantías antes señaladas.

El proyecto de reforma no debe perder de vista que si el Estado financiara instituciones que satisfagan ciertos requisitos con prescindencia de la naturaleza estatal o no de las mismas, lo que estaría declarando es que el deber fundamental del Estado es mantener las condiciones para el mercado en la educación superior. Esto implicaría que, lejos de anunciar o comenzar un cambio de paradigma, la política de gratuidad y la reforma que se espera impulsar sería la declaración final de que la educación no puede ser un derecho social, y seguirá siendo una mercancía. Somos conscientes que el problema fue creado con la decisión reciente del Tribunal Constitucional, lo que implica que, mientras no haya una nueva constitución, el cambio de paradigma tendrá que asumir formas que sean compatibles con la interpretación que de la Constitución hace dicho órgano. Es precisamente teniendo esto a la vista nos permitimos hacer la sugerencia contenida en el párrafo anterior. Ella hace una distinción difícil de calificar como “arbitraria” entre instituciones que son servicios públicos e instituciones privadas que operan en el mercado, y sobre la base de esta diferencia introduce lo que puede ser visto como el primer paso en el cambio de paradigma. Habiendo dado ese paso, será luego necesario determinar cómo esa nueva comprensión de la educación se manifiesta en el tratamiento de las universidades no estatales, asumiendo las distinciones en sus diversos aportes y las restricciones de gradualidad que correspondan. Es precisamente para resguardar la idea de que es posible hacer transformaciones profundas con gradualidad que la naturaleza del primer paso que se ha de dar ahora, a través del proyecto de ley “corta”, es tan importante: ha de ser un paso que, sin producir la transformación completa, mueva el sistema y la discusión sobre educación en una nueva dirección.

Reiterando nuestro compromiso con la gratuidad y los principios que inspiran la reforma al sistema de Educación Superior de nuestro país, le solicitamos una audiencia a fin de presentarle personalmente nuestras propuestas en el marco de la discusión que ya se ha abierto. La cosmovisión de lo público es complementaria a la del sector privado, ambas han enriquecido el sistema mixto en Educación Superior desde los orígenes de la República. Es importante que este horizonte no se pierda de vista durante la tramitación del proyecto de reforma y que ambos subsistemas cuenten con definiciones y reglas claras además de los espacios para constituir un real aporte al desarrollo de las regiones, el país y sus habitantes.

Le saludan con especial atención,

Arturo Flores Franulic
Rector Universidad de Tarapacá

Gustavo Soto Bringas
Rector Universidad Arturo Prat

Luis Loyola Morales
Rector Universidad de Antofagasta

Aldo Valle Acevedo
Rector Universidad de Valparaíso

Ennio Vivaldi Véjar
Rector Universidad de Chile

Juan Manuel Zolezzi Cid
Rector Universidad de Santiago de Chile

Jaime Espinosa Araya
Rector Universidad Metr. de Cs. de la Educación

Luis Pinto Faverio
Rector Universidad Tecnológica Metropolitana

Rafael Correa Fontecilla
Rector Universidad de OHiggins

Alvaro Rojas Marín
Rector Universidad de Talca

Celso Arias Mora
Rector Universidad de Atacama

Nibaldo Avilés Pizarro
Rector Universidad de La Serena

Patricio Sanhueza Vivanco
Rector Universidad de Playa Ancha

Héctor Gaete Feres
Rector Universidad del Bío Bío

Sergio Bravo Escobar
Rector Universidad de La Frontera

Oscar Garrido Álvarez
Rector de la Universidad de Los Lagos

Roxana Pey Tumanoff
Rectora Universidad de Aysén

Juan Oyarzo Pérez
Rector Universidad de Magallanes

Cerrrar