UA - Culmina exitoso FIC-R que generó innovación en biocosmética

UA – Culmina exitoso FIC-R que generó innovación en biocosmética

Microorganismos que son capaces de resistir condiciones climáticas extremas del Desierto de Atacama fueron la base de los biocosméticos creados por investigadores de la Universidad de Antofagasta.

En lugares con condiciones tan complejas para la vida como la ex estación ferroviaria Yungay -sitio considerado como uno de los más áridos del Desierto de Atacama-, un grupo de investigadores de la Universidad de Antofagasta detectó la presencia de diversos microorganismos que sirvieron de materia prima para crear una serie de productos biocosméticos, los que fueron presentados tras cinco años de investigación.

Con $160 millones financiados por el Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R), la línea "Atacama Cream" logró fabricar cremas humectantes y bloqueadores solares a partir de los microorganismos extremófilos.

El cierre de este proyecto tuvo lugar hace algunos días en la UA en una ceremonia donde estuvieron presentes las máximas autoridades de la institución, así como parlamentarios e invitados especiales.

La vicerrectora académica de la UA, Sara Paredes Alfaro, señaló que este proyecto refleja que la investigación desarrollada en la institución es altamente aplicable y que no está alejada de la realidad. “Así como tenemos muchos minerales que generan riqueza, también contamos con una cantidad casi inagotable de microorganismos propios del desierto que pueden generar un nuevo polo de desarrollo económico para Chile”.

Sostuvo además que con estos proyectos, la UA está cumpliendo de buena manera con uno de los objetivos de los fondos FIC-R “que son encadenar la investigación universitaria con el mundo productivo”.

Nuevo Desafío

La directora del proyecto, Dra. Cristina Dorador Ortiz, sostuvo que se cerró una etapa con el fin de este proyecto FIC-R y que se abrió otra. “Ahora debemos ver como seguimos impulsando este producto desde la universidad, seguramente vamos a postular a otra líneas de financiamientos para avanzar en el posicionamiento y establecer contactos con las empresas del rubro”.

Si bien el proyecto en sí buscaba generar un producto específico, también tenía como objetivo resaltar la riqueza y protección de los microorganismos que viven en el Desierto de Atacama y los ecosistemas que conforman. “Los ambientes son muy frágiles, por ejemplo, los salares, por eso es urgente comenzar a protegerlos especialmente del impacto negativo de la industria minera”, explicó la doctora Dorador.

GORE

La profesional del Area FIC-R del Gobierno Regional, Lorena Cortes, señaló que este proyecto le dejó una muy buena impresión durante todo su desarrollo. “Refleja claramente lo que buscamos desde el Gobierno Regional en cuanto a que la investigación pase de los aspectos básicos a la aplicación y luego genere un spin-off. Nuestro objetivo es aumentar la competitividad de la región, por eso, estamos dispuestos a seguir apoyamdo esta inictiva con las herramientas que tienen los organismos del Estado”, explicó.

Bacterias

Además de los hallazgos en Yungay -ex estación ferroviaria salitrera ubicada a 90 kilómetros de Antofagasta-, el equipo investigativo de la Universidad de Antofagasta obtuvo bacterias del salar de Atacama y del Huasco, en la precordillera de la Región de Tarapacá. La idea era buscar microorganismos de distintas matrices: suelo, salares, sedimentos y del agua que permanece en los salares.

La doctora Dorador explica que pese a las inhóspitas condiciones del desierto de Atacama existe una variada vida microbiana. "Entonces, las bacterias para vivir acá (desierto) han desarrollado estrategias y una de esas es la producción de compuestos para evitar la pérdida del agua. Con base en esos antecedentes, los mezclamos en cremas y eso sirve para mantener la humedad", dice.

Junto a los productos iniciales, "Atacama Cream" también agregó una loción corporal, un desmaquillante y frascos de alcohol gel con diferentes aromas.

Este proyecto comenzó en 2011 cuando un equipo de alumnos de la carrera de Biotecnología obtuvo $25 millones del Fondo de Valorización de la Investigación Universitaria, Viu-Fondef. Tras desarrollar los prototipos, se avanzó al FIC-R para la concreción del proyecto.

Fuente: Comunicaciones UA

Cerrrar