UTALCA - Ganadores del Oscar presentaron Plan Estratégico 2020

UTALCA – Ganadores del Oscar presentaron Plan Estratégico 2020

La ceremonia marcó el inicio del camino al desarrollo regional y nacional de la casa de estudios maulina como su carta de navegación hacia el liderazgo en la educación superior del país y la vinculación con el medio.

Una invitación a construir juntos una universidad que consolide la complejidad corporativa, mediante el desarrollo armónico en sus áreas claves, y continúe aportando a la región y el país, formuló el rector Álvaro Rojas a la comunidad universitaria, con ocasión del lanzamiento del Plan Estratégico Institucional 2020, instrumento que marca el camino para alcanzar las metas propuestas.

La presentación se realizó en el Aula Magna del Edificio Bicentenario, ante autoridades regionales y académicas y miembros de la comunidad universitaria. Elemento diferenciador fue la presencia de Gabriel Osorio y Pato Escala, director y productor del cortometraje animado "Historia de un Oso", ganadores del premio Oscar 2016. La trayectoria del éxito logrado por los integrantes del estudio Punkrobot, dio paso a la comparación con el proceso estratégico definido por la Universidad de Talca.

En este sentido, el rector expresó que el Plan Estratégico 2020 “nos da la carta de navegación para avanzar con certeza en el gran desafío de transformar la UTALCA en una institución compleja, líder en nuestro país”.

“Por más de un año  hemos trabajado con dedicación y esmero en su preparación, han sido jornadas en las que hemos tenido una activa participación de nuestra comunidad. Ello le da una gran legitimada al Plan Estratégico. Es, en definitiva, nuestro proyecto compartido”, enfatizó.

Rojas planteó que esta universidad compleja, que se construye con una formación diferenciadora de los estudiantes, “promoverá un salto cualitativo en la investigación, la docencia y el postgrado”. Pero esta complejidad debe ser gestionada en forma adecuada para “garantizar su excelencia y las necesarias medidas de aseguramiento de la calidad”.

Agregó que la condición de complejidad implica también promover la internacionalización de la ciencia y formación de capital humano avanzado, “junto con una mayor vinculación con el medio regional y nacional, en particular con el ámbito de la salud, la educación y la vocación productiva de Chile central”. Pero además incluye la formación de audiencias en las distintas expresiones de la cultura y el arte tanto en los estudiantes como en la comunidad regional.

“Estos esfuerzos demandarán lo mejor de nuestras capacidades, compromiso, liderazgo, identidad corporativa y gran sentido de comunidad universitaria, en una época de cambios y de incertidumbre”, remarcó.

Con plena convicción, el rector recalcó que hay motivos para estar optimistas.  Al respecto, sostuvo: “Sabemos lo que queremos, tenemos una clara ambición de liderazgo universitario y el sólido respaldo de toda nuestra comunidad universitaria”, a la que invitó a participar del nuevo desafío y ser protagonista de un gran sueño.

Una gran ambición

En la misma perspectiva, la autoridad académica manifestó que “desarrollar una universidad es una tarea que no puede lograrse si no se tiene una gran ambición”, e indicó que “soñamos seguir consolidando a nuestra universidad en un lugar de preeminencia, no solo en el concierto nacional, sino también internacional”. Y este deseo “renueva nuestros ideales, nos indica el camino, nos inspira, exige y desafío en cada momento”.

Álvaro Rojas  hizo presente que hace 35 años, cuando se creó la Universidad de Talca, nadie sospechó que en la capital del Maule se gestaría uno de los proyectos universitarios más importantes y dinámicos del país.

“Nuestros logros son resultado del esfuerzo de cientos de personas que desempeñan las más diversas funciones, que en estas tres décadas y media han aportado lo mejor de sus capacidades para construir una gran universidad”, recalcó. Además, de destacar las características de este grupo humano, planteó que con esos ingredientes, más orgullo y autonomía y en el marco de las políticas públicas de educación superior y las de desarrollo regional, “hemos podido avanzar con solidez”.

“Construimos una gran universidad, con ideas, ambición y el sustentos del análisis estratégico, pero también con ideales y sensibilidades, por cuanto estamos convencidos de que las grandes tareas, las grandes obras, no se pueden construir solo a fuerza de razonamientos”, dijo.

En ese contexto, precisó que la Universidad de Talca está lejos de formar especialistas y profesionales desprovistos de valores y de un sentido ético y estético, “que es en esencia el peligro permanente de la universidad contemporánea”, a lo que no solo hay que dedicar la  mejor energía, “sino también lo más preciado de nuestros valores, ideales, sentimientos y visiones de la vida social más equitativa”.

El rector expresó su orgullo al comentar que en los 35 años, “hemos sido capaces de construir los pilares de lo que debe entenderse como una universidad moderna, protagonista de este siglo”. Tales pilares se resumen en la búsqueda constante de la excelencia, “un tema de particular legitimidad para una institución estatal como la nuestra”; estar al servicio de la verdad y de los grandes valores de las ciencias, ajena al riesgo de transformase en una tecnocracia, regida por el mercado, y también moderna, “en el sentido más amplio de la palabra”, universal y abierta al mundo, comprometida con el medio, cuna de la historia nacional y del sentido de la identidad regional.

Espacio de tolerancia

Con igual énfasis, Rojas sostuvo que una universidad pública debe ser un espacio social de tolerancia, como también un lugar social relevante, en cuanto a “convocar al pensamiento e ideas renovadoras de nuestro espacio geográfico”.

“En ese esfuerzo están plasmados los valores y sentimientos que, pienso yo, también comparte nuestra comunidad que nos han permitido también alcanzar resultados que están muy por sobre las expectativas de todo el sistema de educación superior nacional”, remarcó, junto con subrayar la perseverancia, ambición, sentido de excelencia, resiliencia, trabajo en equipo, mística, sentido de trascendencia, confianza en las propias capacidades, esperanza y liderazgo, que han esta presentes en estos años.

Historia de un Oso

Haciendo un símil con el proyecto de la Historia de un Oso, Álvaro Rojas expresó que muchos elementos relacionados con el trabajo desarrollado por quienes están detrás de la obra, “tienen una estrecha correspondencia con el esfuerzo nuestro de estos últimos años”. Sus creadores propusieron algo distinto y de calidad con un resultado que nos sorprende y enorgullece a todos”.

El rector manifestó que el trabajo de la productora Punkrobot tiene mucha semejanza con lo que ha hecho la Universidad de Talca en sus 35 años, en el sentido que en lugar de aceptar el papel secundario que le estaba asignado en el sistema universitario chileno, se propuso construir un gran proyecto. “Hoy tenemos una gran universidad, una de las mejores universidades públicas del país, que está en los mejores rankings de América Latina, que convoca y atrae y es capaz de hacer buenos aportes a la ciencia, a la educación, a la formación de capital humano y profesional. Hay mucha similitud, hay ambición, liderazgo, sentido de pertenencia e identidad sobre todo, ya que hablamos de un proyecto estratégico compartido, elaborado entre todos y que guiará nuestro trabajo hasta 2020”, afirmó.

Según Álvaro Rojas, ambos proyectos recogen la realidad del entorno, las proyectan y también son capaces de visualizar lo que puede venir. En el caso de la Universidad, de visualizar “cuáles son las posibilidades que tiene de desarrollarse en los próximos años, dentro del sistema de educación público donde estamos inmersos nosotros. Eso está contenido en las principales directrices del plan estratégico. Creemos avizorar adecuadamente cuáles son los escenarios, estamos preparados para ello y la palabra clave es la calidad y la excelencia”.

Sobre el mismo tema, Álvaro Rojas comentó que las universidades que son de calidad y excelencia tienen el futuro en sus manos. “La universidad de Talca no se puede permitir el lujo de ser una universidad mediocre o de la medianía, sino solo ser capaces de competir en las grandes  ligar para tener éxito. Y eso es lo que nuestro plan recoge, atraer buenos alumnos, buenos profesores, y aportar a la comunidad regional que espera tantos logros y resultados de nuestra corporación”.

Desde la perspectiva de Punkrobot, Pato Escala explicó que también se trabaja con una hora de ruta, “no sé si a tantos años como lo está haciendo la Universidad, pero sí para nosotros es importante proyectarnos respecto a lo que queremos ser como empresa y hacia dónde llegar, qué estamos buscando. En ese sentido tenemos muy claro que lo que nos interesa es crear contenidos de calidad, que tengan un alto potencial artístico y que refuercen nuestra identidad como país, que cuenten historias universales y que nos permitan exportar esos contenidos el día de mañana”, acotó el productor del cortometraje.

Agregó que el equipo de trabajo está tratando “ambiciosamente de pensar en proyectos que nos permitan esa internacionalización de nuestra identidad y esa formación de audiencia a nivel nacional”.

Como parte del programa, se proyectó “la Vida de un Oso” y sus creadores detallaron el desarrollo del proyecto que partió en 2010 y demoró cuatro años para conseguir una película de 10 minutos, con la calidad que le permitió erigirse el Oscar. Implicó mucho más tiempo y recursos de los estimados inicialmente, también gran dedicación en cada etapa de elaboración del cortometraje que, una vez terminado, enviaron a más de 300 festivales y que les significó ganar 55 premios antes de su nominación al Oscar.

Según Gabriel Osorio, lo fundamental para llevar adelante un proyecto de este tipo es entregar un mensaje claro. Finalmente, Pato Escala deseó éxito a la Universidad con su Plan Estratégico 2020 y “y que se cumplan todos sus desafíos”.

“Lo importante es planificar cuando uno quiere hacer las cosas bien”, enfatizó Escala.

Fuente: Comunicaciones UTALCA

Cerrrar