UV - Ingeniería Civil Oceánica inicia campaña  “Los desastres no son puro cuento”

UV – Ingeniería Civil Oceánica inicia campaña “Los desastres no son puro cuento”

En el marco del Día Internacional del Tsunami, la carrera entrega recomendaciones a la población para reducir el riesgo y la vulnerabilidad ante desastres naturales

“Los desastres no son puro cuento” es el nombre de la campaña que ha iniciado la Escuela de Ingeniería Civil Oceánica de la Universidad de Valparaíso por medio de cápsulas y microcuentos que serán emitidos por la radio Valentín Letelier como una forma de adherir al Día Internacional del Tsunami, que se conmemora el domingo 5 de noviembre. Los microcuentos se pueden escuchar en el 97.3 FM y en www.rvl.uv.cl/

Las cápsulas narran historias relacionadas con tsunamis que tienen como objetivo entregar recomendaciones a la población sobre la necesidad de mantenerse alerta frente a la eventualidad de la ocurrencia de un maremoto, con la finalidad de informarse y aumentar la capacidad de resiliencia, junto con reducir el riesgo y la vulnerabilidad.

Mauricio Reyes, académico de Ingeniería Civil Oceánica UV y master en Gestión de Desastres del Instituto Nacional de Graduados para Estudios de Política de Tokio, Japón, y principal organizador de la campaña, asegura que “el objetivo de la iniciativa es concientizar a la población respecto de la importancia de mantenerse informado y alerta sobre la ocurrencia de desastres provocados por un tsunami. Como carrera estamos llamados a ser un interlocutor válido en este tema”.
“A través de la cápsulas queremos mostrar los efectos que tuvieron tsunamis tanto en sectores costeros como en las personas, para que la población tome consciencia de la importancia de mantenerse informado, buscar conocimiento sobre el tema y tener una actitud activa para la reducción del riesgo y la vulnerabilidad”, agregó.

Reyes añadió que “es muy relevante lo que está haciendo la radio Valentín Letelier de la Universidad de Valparaíso al emitir estas cápsulas, ya que cuando no ocurre nada, la gente tiene una sensación de seguridad que puede jugar en contra en el momento menos pensado, por eso el llamado es mantenerse en alerta constante, porque somos un país sísmico y con una profunda historia relacionada con tsunamis”.

Del sur de Chile a Japón

Uno de los microcuentos relata la historia de Andrés, un pescador del sur de Chile que perdió a su esposa e hija producto de un tsunami. Ellas no pudieron escapar cuando él se encontraba fuera del lugar.

Otra de las cápsulas cuenta la leyenda de Trentren-Vilú, la serpiente terrestre, y Caicai-Vilú, la serpiente marina, ambos personajes de la mitología mapuche. Según el relato, arraigado en la tradición oral, la pelea de ambas serpientes genera que se agriete la tierra, vuelen las casas, rujan los volcanes y que el mar inunde todo. Es por lo que los antiguos habitantes del sur de Chile aprendieron que al subir al lomo de Trentren-Vilú podían salvarse y vivir, ya que ambas serpientes nunca mueren y jamás dejan de pelear.

“Miki” narra la historia de una pequeña joven en una aldea japonesa, que luego de un gran terremoto corrió a su puesto para dar la alerta de que se saldría el mar, advirtiendo a sus amigos, vecinos y a toda la gente de la ciudad, lo que permitió salvar muchas vidas, hasta que el mar envolvió a la torre de cuatro pisos donde ella daba la alerta. Y aunque el mar se la llevó, no pudo derrotarla, porque su recuerdo vive para siempre en los corazones de las personas que salvó.

La última cápsula cuenta la leyenda de Takashi, dueño de un restaurante de sushi preparado con el pescado fresco de su ciudad. Pero un día cuando la tierra tembló tan fuerte que hubo que escapar al cerro porque se iba a salir el mar, Takashi estaba lejos de la costa y pudo huir, pero su hijo no corrió la misma suerte por quedarse recogiendo algunos platos rotos. Tiempo después del terremoto, los abuelos contaban que siempre veían a Takashi sonreir al servir sushi, porque como sentía que le debía tanto al mar pensaba que su hijo había sido una noble ofrenda.

Día Internacional del Tsunami

La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 5 de noviembre como Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis en diciembre de 2015. La idea original es de Japón, debido a su historia en este tipo de catástrofe y que a lo largo de los años ha desarrollado gran experiencia en áreas como la alerta temprana, resiliencia, acción pública y reconstrucción.

La fecha del 5 de noviembre tiene su origen en la anécdota llamada “Inamura no hi” o “la quema de la cosecha de arroz”. Según cuenta la leyenda, en 1854, luego de un fuerte terremoto, un aldeano vio que el mar comenzó a retroceder, clara muestra que se aproximaba un tsunami. En ese momento decidió quemar toda su cosecha como una forma de advertir a los aldeanos para que subieran a los cerros para salvar sus vidas.

Fuente: Comunicaciones UV

Cerrrar