La admisión universitaria desde la perspectiva regional

Patricio Sanhueza

Rector UPLA y Pdte. Agrupación de Universidades Regionales

La admisión universitaria desde la perspectiva regional


Uno de los fines de la educación superior debe ser dar respuesta a la diversidad nacional, expresada en dinámicas sociales, identidades culturales, economías, grados de desarrollo y desafíos territoriales específicos. En este escenario, la universidad regional, conocedora de las particularidades y entramado social de su territorio, constituye la interfaz apropiada para abordar el desarrollo territorial, disminuir brechas e inequidades.

Sabemos que las desigualdades endémicas de Chile no logran dar paso a un país regionalmente armónico, lo que se traduce en que las oportunidades no son las mismas para todos. El Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) hace esfuerzos y estudios permanentes para disminuir brechas, buscar nuevas fórmulas y alternativas para reparar las inequidades sociales y territoriales de las que han dado cuenta informes expertos nacionales e internacionales. Chile sigue teniendo una deuda con la equidad territorial y ello se refleja también en el acceso a la educación superior.

En ese contexto se desenvuelven las universidades regionales del CRUCH, todas ellas acreditadas que acogen a 220.000 estudiantes, más del 90% procedente de la misma región. Se trata de un tercio de la matrícula universitaria de Chile, cuentan con 20.000 docentes e investigadores, la mayoría de ellos con grados de doctor o magister, tienen una oferta académica de alta calidad y pertinencia a las necesidades regionales, aportan con el 45% de la producción científico-tecnológica del país y sus labores de vinculación con el medio cubren las realidades territoriales y todos los grupos sociales, étnicos y culturales.

Las 22 universidades regionales del CRUCH distribuidas a lo largo de todo el país, desde Arica a Magallanes, se rigen por el Sistema Único de Admisión (SUA) del CRUCH. Este es un sistema que cuenta con una oferta académica preestablecida, pruebas estandarizadas y validadas, calendarios debidamente informados, lugares de rendición de pruebas en todas las provincias y regiones, resultados en fechas programadas, sistemas de postulación en línea y entrega de resultados exactos. Todo lo anterior, da cuenta de un ejemplo de organización, coordinación y rigor. El SUA rechaza y deja fuera toda discrecionalidad y arbitrariedad. Aquí no caben influencias, dinero ni estatus para ingresar a nuestras universidades.

Las universidades regionales cubren el 33% de la matrícula universitaria total y el 71% del CRUCH. El puntaje PSU de Lenguaje y Comunicación, y Matemática de los matriculados en 2015 fue de 623.7 puntos para universidades de Santiago y 570.8 puntos para las regionales. El 89% de los alumnos ingresados a las universidades regionales viene de colegios subvencionados o municipales, cifra que baja al 69% para CRUCH Santiago . Las universidades regionales tienen un 68% de estudiantes de los 6 deciles de menores ingresos, esto baja a un 49% en el CRUCH Santiago.

La vocación pública de estas universidades las lleva a subsidiar los mayores costos unitarios (en muchas carreras, la baja matrícula no compensa los costos de la docencia), que implica la formación de profesionales en áreas imprescindibles para el desarrollo regional. Por ello, los programas de formación docente buscan responder a las necesidades sociales, económicas y culturales de su entorno, y cautelar la empleabilidad de sus egresados.

Columna publicada en Editorial del Boletín SUA

Cerrrar